7 may. 2011

"Día del nieto, para la abuela Zaira"

El segundo domingo de Mayo se festeja el día del nieto en Argentina, (es el 12 de mayo), quiero presentarles a mi amig@ Marcela Lafuente, ella escribe poesías, pero hoy les voy a dejar una narración donde demuestra lo que sentía, siente y sentirá por su abuela....
.

.
Zaira
En la tierra también hay ángeles… a veces les decimos “Abuela”


Zaira era como la Oma, la protagonista de esa vieja y conocida canción folclórica.
Pero Zaira no vivía en un rancho del monte chaqueño, sino en otro bien parecido a ése, aquí, cerquita de Pehuajó…
También como la Oma, no era cualquier mujer: Zaira era mi abuela. Y yo crecí a la sombra de su mansedumbre, aprendiendo cosas muy sabias a veces y muy prácticas otras. Enseñanzas que sólo la vivencia de seres como nuestros abuelos inmigrantes nos pudieron transmitir.
El tiempo era nuestro aliado. Las tardes de verano, sentadas bajo la tupida sombra de algún paraíso o de un joven acacio “bola” eran el principio de un hilván de anécdotas que a mí me mantenían embelesada, y a mi mamá le daban tiempo y espacio para hacer sus quehaceres.
Así, una y otra vez, la escuché contar cómo había llegado “al Brasil” desde la pobre Italia en guerra, en “un barco muy grande lleno de gente”, cuando apenas tenía cinco años.
.

.
Después venía “la aventura”: sus padres trabajaban en un cafetal en el medio de la selva. Ella y sus hermanos debían alcanzarles la comida… Entonces yo preguntaba: - Abuela, la uña que te falta del pie… cómo fue??
E invariablemente respondía: - Yendo a llevar la comida a nuestro padre, alguien nos dijo que había un león suelto. Caminábamos entre un espeso monte, de repente escuchamos un ruido y empezamos a correr despavoridos. Tropecé con un enorme tronco y chau uña.
- A ver, abuela, a ver…? - y se sacaba la vieja chocha y mostraba su dedo gordo sin uña.
En otras ocasiones, tal vez alguna tardecita fría y lluviosa, acomodadas en unas sillas bajas cerca de la cocina de leña; mientras mi padre regresaba del campo bajo un clásico “encerado”, montando su fiel tordillo y mi madre trajinaba en la cocina haciendo tortas fritas… mi abuela se ponía seria y contaba:
- Miserias eran las de antes! – La frase no era nada especial, pero sí lo que seguía: - Por aquella época, cuando éramos chicos, allá en el Brasil, la comida no abundaba. Sabés, nena, con un hueso con carne, varias familias hacían la sopa…
- Cómo? No entiendo – le indagaba incrédula.
- Claro, primero lo usaba una familia, se tomaban la sopa y le pasaban el hueso a otra, y así varias veces…
- Ahh…!!!
Zaira era chiquita y regordeta, de dulces ojos grises y pequeño rodete cano, dueña de una fabulosa memoria y un enorme corazón lleno de amor que latió con fuerza más allá de sus noventa y cinco años.
FIN.
.

-Mención en cuento de La Pluma de Plata. Círculo de Escritores Pehuajenses – Octubre 2009
-Publicada en la Segunda Antología de Escritores Pehuajenses - 2009

.

23 comentarios:

Paco Sales dijo...

Un precioso homenaje a las abuelas, otro día para festejar, yo creo que la mayoría de estás festividades son invenciones de los comercios, no crees?, un fuerte abrazo para ti

La Gata Coqueta dijo...

Con cepillo de esmeraldas
se van atusando las primeras horas
de la incipiente alborada

Con peine de marfil
se van ondulando las últimas horas
del desolado crepúsculo

Con diademas de platino
se van embelleciendo las sienes
del notable fin de semana...

Con el perlado rocío
que estoy recibiendo
atentamente me despido...

...hasta el próximo mimo
que iré compartiendo.

María del Carmen

PD/No sabia de este día tan fantastico, ya lo podian celebrar aquí...

MA dijo...

Hola amiga Común, mis felicitaciones por este homenaje a la abuela , las abuelas maternas y paternas que tanto nos quisieron y nosotros queríamos ....La figura de la abuela es necesaria para el crecimiento emocional de los niños.
Los abuelos un pilar importante en nuestras vidas nuestras sangre y raíces...
Una historia amorosa tierna y emotiva contada con verdadera nostalgia y amor hacia una persona muy importante en la vida la abuela.
Mis felicitaciones por el post.

Besos de MA y gracias por tu bella huella amiga.

Genín dijo...

No sabia que se celebraba el día del nieto, al menos aquí no se si existe, me informaré, pero nunca lo he oído hasta hoy...
Muy bonita esta entrada que homenajea a las abuelas...
Besitos y salud

Fibonacci dijo...

Precioso como ha escrito este recordatorio a esas abuelas...me ha encantado y me ha hecho recordar a mi abuela Carmen que hace muchos años ya falta, pero aún así, continua por siempre en mi memoria, felicidades a esa amiga...un besote

La Gata Coqueta dijo...


Con mi afecto para ti!

L a fantasía se va haciendo llegar
A taviada de amena evocación

G ranjeando atenta lo positivo
A trapando los sentimientos en ello,
T rinos y halagos se hacen sentir
A cariciando y dejándose acariciar

C ual paso de una fugaz cometa
O ndeando sus esperanzas al viento
Q uedamente pero sin pausa
U na estela de cariño va dejando
E ntretejida entre las rimas
T enaces en el empeño por crear
A mistades hiladas en armonía...

María del Carmen

Steki dijo...

Hola, Común. Gracias por compartir este bello escrito de Marcela. Muy lindo. Yo soy abuela desde hace un año y es un sentimiento indescriptible. La distancia no me impide sentirme cerca de él. Benditas comunicaciones virtuales!
Un beso y feliz semana!

elisa...lichazul dijo...

Mirtha

yo no soy abuela, solo mamá, y el domingo en Chile como en muchas partes se celebró el día de la Madre

y si bien todas estas fechas conmemorativas son una claro mercadeo nada más, lo esencial que uno puede celebrar cualquier día lo que quiera:))

buena semana

Abuela Ciber dijo...

No sabia del dia del nieto.

Hermosos homenaje a la abuela

Cariños

Anónimo dijo...

Les queremos contar que acabamos de editar un libro sobre historias barriales de Buenos Aires, en el que participaron Victoria Donda y Norberto Galasso. Si les interesa saber de qué se trata les dejamos esta dirección: http://matiascambiaggiblog.blogspot.com/
Y si pueden colaborar con su difusión, mucho mejor aún.
Javier

Susana Terrados dijo...

Querida amiga, gracias por avisarme...ya sabes, llevo días muy intensos y se me pasan las cosas..je je
Me ha encantado la bonita historia que nos narra tu amiga Marcela. No solo por la hermosura de sus semintimientos a su abuela si no por la narración verídica y compartida de tantos y tantos inmigrantes que viajaron para allá en esa época. Es increible lo valientes que eran, las ganas de vivir que, como así lo demuestra su abuela, le enseñan a su descendencia. Ahora presumimos de este logro o de aquel otro, pero en aquellos tiempos si que eran verdaderas cruzadas.
Dale mi más cariñosa felicitación a Marcela, por sus bellas palabras y por su "hermosa abuela".
Divina la canción de la Oma, nunca la había oido y me ha emocionado un montón.
Besos y cariños para tí.

mariajesusparadela dijo...

La memoria de las abuelas merece ser divulgada, para valorar los enormes esfuerzos realizados.Por eso me encanta el cuento de Marcela y que tu, Común, lo divulgues tan generosamente.

Cari Y Yoly dijo...

Hola Corazon! Muy bella narración y muy real.Un verdadero homenaje a los abuelos inmigrantes,los mios llegaron desde Alemania y tengo muy dulces recuerdos.
Como siempre tu blog es uno de los mejores.
Te queremos

lidia-la escriba-www.deloquenosehabla.blogspot.com dijo...

mile abuelas,hubo...la mía inmigrante,
como tantas!
me alegro,que aun se recuerden las abuelas, y no tanta tecnología...las mias murieron...solo tengo un hijo,
y nada mas, familia corta,si las hay!
gracias Mirta,por invitarme,me produjo tantos pero tantos recuerdos!
un abrazo por compartir,gracias!
lidia-la escriba

Nacida en África dijo...

Mi querida Mirtha: Gracias por haberme traido hasta tu casa para leer la historia de Zaira. Es un homenaje precioso de Marcela a su abuela. Gracias otra vez por avisarme y felicidades a Marcela por tan bello escrito.

Brisas y besos para las dos.

Malena

OZNA-OZNA dijo...

bellisimo, dulce y tierno homenaje a las abuelas, a esta asturiana abuela la has emocionado hasta en lo más profundo de su alma, muchisimas gracias por concedernos el privilegio de ser testigos de tan sublimes letras, un besin muy muy grande.

Marcela Lafuente dijo...

Mirta, gracias por este regalo. Por permitirme llegar al corazon de la gente a través de tu blog... Me siento orgullosa de mi abuela y sorprendida de haber despertado tantos recuerdos y bellos sentimientos a tantas personas unidas por tu hermoso sitio de internet.
Y muchas gracias a todos por las felicitaciones...

MÁS ALLÁ DE LO QUE VES dijo...

HOLA TE INVITO A MI BLOG:
http://masalladeloquevess.blogspot.com/

TE ESPERO.

UN ABRAZO!!

MAR dijo...

Yo tampoco sabía del día de la abuela...pero las felicito a todas!!!
Un abrazo grande.
mar

Juan dijo...

Tiernos y entrañables recuerdos con su abuela nos relata Marcela. Le pediría que nos contara algo más, seguro que en algún rinconcito de su corazón hay muchos más recuerdos y anécdotas con ella.

Un abrazo y feliz miércoles.

Juan Antonio

María dijo...

Un entrañable y precioso post en homenaje al día de la abuela.

Un beso.

versusomnia dijo...

Precioso homenaje a las abuelas, esas personas tan importantes en la vida de todos nosotros y que tanto nos miman y enseñan.
Aquí en España no existe ese día, qué error! Que tomen ejemplo y también lo celebren.

Gracias por tu visita a mi blog. El tuyo, a pesar de su nombre, no es nada común: rezuma sensibilidad y buen criterio por los cuatro costados.

Te dejo un cordial saludo.
Lidia H.

Común dijo...

Hola!!!!

Agradezco de corazón a cada uno de ustedes, por haber llegado hasta aquí y dejar sus huellas por estos caminos de la vida, sin sus palabras el blog no sería nada…

Pero en realidad lo que me hace feliz es que la narración de Marcela y su abuela Zaira los trasladara a sus recuerdos vivos en ustedes con sus abuelas…..

Hoy es un gran día para mí también.

Buena vida y un abrazo de oso.